Cirugia Corporal

Cirugia Corporal

Se pueden agrupar bajo este concepto los diferentes procedimientos que van a modificar el volumen y el contorno de diferentes regiones corporales. Así, caen en este apartado las dermolipectomías, las lipoesculturas de abdomen, caderas y muslos, etc.

Con independencia del sobrepaso o de la obesidad, que requieren un tratamiento médico, las lipodistrofias o acúmulos grasos constitucionales y localizados alteran la silueta y armonía corporal, y no desaparecen después de un tratamiento de adelgazamiento. Los embarazos, a su vez, dejan con frecuencia como secuela una separación o distensión de la musculatura abdominal unido a un exceso cutáneo-graso, que se puede corregir con una dermolipectomía abdominal.

Algunas de estas intervenciones dejan cicatrices pequeñas y fácilmente ocultables. Otras requieren, por su naturaleza, incisiones más largas que dejarán inevitables cicatrices. El cirujano plástico se esmerará en conseguir una cicatriz lo más fina posible. Sin embargo, la calidad final de una cicatriz se ve fuertemente influida por las características personales de cicatrización de cada paciente. Siendo la cicatrización el proceso natural de curación de las heridas sólo es posible procurar minimizarías y situarlas en los sitios menos visibles, pero en la actualidad aún no es posible borrarlas. Las cicatrices son, a menudo, el tributo que hay que pagar por un mejor aspecto físico y un mejor contorno corporal.

CONSÚLTANOS TU CASO