La reducción de pecho también es una opción

La intervención para la reducción de pecho cada vez se realiza más, y es que tan incómodo es para una persona sentirse con un pecho pequeño, como sentirse con un pecho excesivamente grande. En este caso se denomina gigantomastia al crecimiento excesivo del pecho de la mujer.

La única persona que puede considerar que sufre gigantomastia es la propia mujer. Esta patología se puede traducir en otro tipo de síntomas que afectan en la vida cotidiana y que solo lo puede valorar la paciente. El aumento excesivo del tamaño de los pechos suele derivar en los siguientes problemas.

Problemas de la gigantomastia

  • Los datos ofrecen una gran morbilidad en las personas que sufren gigantomastia. Estas personas tienden a sufrir mayores problemas médicos derivados de esta patología, en relación con las mujeres que no la tienen.
  • Dolencia lumbar. Este es uno de los más comunes y rápidos de identificar. El exceso de tamaño va acompañado de un exceso de peso. Ese mayor peso obliga a la paciente a cambiar su postura cotidiana forzando más la musculatura lumbar hasta en el simple gesto de andar.
  • Eccemas o inflamaciones: Un pecho excesivamente grande causa rozaduras e irritaciones en el pliegue de la piel en la parte inferior de la mama.
  • Problemas cervicales. En este caso es el gesto de esconder la gigantomastia. Cambiamos la postura de nuestros hombros para aparentar un menor tamaño forzando la musculatura del cuello y las cervicales.
  • Problemas psicológicos. El gesto de querer esconder la gigantomastia no solo tiene consecuencias físicas, sino que afecta a la moral del paciente. Puede ser un trauma como cualquier otro.

Causas de la gigantomastia

Todavía no hay una causa clara, pues existe una clara predisposición genética. En cuanto a los factores hormonales, en su mayoría están dados por un aumento de segregación de las hormonas como el estrógeno y la prolactina.

Por otro lado, esta patología puede deberse a una hipersensibilidad de los receptores hormonales. Estos se ven aumentados por enfermedades autoinmunes o agentes farmacológicos externos.

Beneficios de tratar la gigantomastia

  • Ganancia de autoestima: La mujer experimentará un cambio radical en su vida. Ver otra silueta en el espejo más adaptada a lo que ella quiere o necesita. Extrapolado a cualquier ámbito de la vida otorga mayor confianza y autoestima.
  • Adiós a los problemas de espalda: El cambio aquí sí que será notable. Es evidente que la reducción del peso de las mamas te permitirá llevar una postura más saludable y dirás adiós los problemas de espalda.
  • Vida sin límites: Normalmente se olvida la cantidad de cosas que se dejan de hacer por este problema. Practicar algún deporte, dedicarte a algún oficio. Tras superar la operación podrás emplear su cuerpo para cualquier trabajo o ejercicio.

Tratamiento para la reducción de pecho

El principal tratamiento y más eficiente es la reducción o remodelamiento de las mamas. Esto consiste básicamente en extirpar el exceso de grasa, el exceso de glándula y el exceso de piel. El cirujano deberá reducir el tamaño de la areola a un tamaño adecuado y además, colocarla en una posición correcta y estética.

Existe una gran variedad de técnicas quirúrgicas para realizar esta reducción. En la mayoría se requiere incisiones alrededor de la areola, incisiones verticales, horizontales u oblicuas en el pliegue mamario. Cabe destacar que siempre pensando en el resultado final y en que la cicatriz sea lo menos visible.

La intervención dura aproximadamente dos horas. Por ello, requiere de anestesia general y un periodo de hospitalización de un día. En un plazo de 2 o 3 semanas podrás hacer vida normal y disfrutar de los resultados.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 5 =