La contractura Capsular

La mamoplastia de aumento sigue siendo la intervención que más realizamos los cirujanos plásticos,  aproximadamente corresponde a un tercio de las intervenciones de cirugía estética. Cualquier intervención quirúrgica tiene sus riesgos, y en este sentido la contractura capsular es una de las complicaciones más conocidas, aunque su incidencia hoy en día no sobrepasa el 1%.
¿Qué es una contractura capsular?
Cuando colocamos una prótesis en el interior del organismo humano como es el caso de un aumento de pecho, éste genera alrededor de la misma una cicatriz que denominamos cápsula periprotésica.  Es como un envoltorio que envuelve a la prótesis y ocurre siempre que introducimos un cuerpo extraño, como por ejemplo un marcapasos, unas placas de osteosíntesis, tornillos, catéteres y un largo etcétera.
Cuando se produce un engrosamiento de dicha cápsula, la prótesis pierde su movimiento natural quedando como bloqueada internamente llegando incluso a poder afectar a la forma de la mama en los casos más severos. Se trata de una reacción de nuestro cuerpo a un cuerpo extraño.
Con los años, las prótesis han ido mejorando a muchos niveles con el fin de evitar estas contracturas capsulares. De todas formas, aunque algunos de los motivos que las favorecen son conocidos sabemos también que existen otras causas no del todo claras e inciertas que la pueden provocar ya que cada organismo es único y tiene sus propias reacciones ante la introducción de una prótesis. No obstante vamos a detallar los principales “responsables” de las contracturas capsulares.
Factores que pueden favorecer una contractura capsular
La calidad de la prótesis
Una prótesis de mala calidad tiene menos capas protectoras de su contenido, la silicona. Aunque hoy en día la mayoría de las prótesis de calidad que se utilizan para realizar un aumento de pecho contienen un gel cohesivo, si el número de capas que lo envuelve es pequeño existen más posibilidades de que la silicona se filtre y acabe produciendo alguna afección en contacto con los tejidos de alrededor, como es la cápsula, y que envolvería severamente y de manera anómala al cuerpo extraño como reacción.
La rugosidad de las prótesis
Con los implantes de superficie lisa, las líneas de fuerza de la cicatriz están concentrados y si hay una reacción y éstas se contraen, se manifiesta de manera inmediata. Por el contrario, cuando el exterior de una prótesis es rugoso, las líneas de fuerza no se van a potenciar a partir de la cicatriz envolvente. Por ello cuando se produce la cicatriz interna se diversifican las fuerzas creándose una especie de muelle y no permite crear una línea potente de fuerza, otro factor importante para evitar la contractura.
Tipo de cicatrización de la paciente
Si una persona cicatriza mal, con tendencia a hacer queloides (crecimientos exagerados del tejido cicatrizal), lógicamente a nivel interno también creará queloides.
El traumatismo de la propia cirugía
El cirujano que sea más fino operando va a crear menos sangrado, menos traumatismo, menos cicatriz, y con ello menos inflamación, menos agresión al cuerpo provocando probablemente una menor reacción de los tejidos de la paciente al cuerpo extraño, evitando la aparición de la contractura capsular.
Infección subclínica (Biofilm)
Hay una teoría que cobra cada vez más fuerza; se trata de la infección subclínica. Al introducir una prótesis puede contaminarse por varios motivos: el contacto con la piel, los conductos galactóforos y por defectos en una técnica que debería ser totalmente aséptica. Esta infección subclínica que no se manifiesta en el postoperatorio inmediato podría favorecer una reacción a cuerpo extraño.
El traumatismo de repetición
Se puede dar el caso que algunas personas , debido a su trabajo, generen movimientos bruscos de las prótesis, también porque hacen mucho footing, o realizan cualquier otra actividad que pueda provocar movimientos bruscos y regulares de las prótesis.
El abordaje de la prótesis
La colocación de prótesis por vía periareolar podria ser un factor de riesgo al seccionar conductos galactóforos y que pueden estar contaminados. Si colocamos la prótesis haciendo una pequeña incisión en el surco submamario evitaremos ese riesgo. Por esta razón se está evolucionando hacia el abordaje por el pliegue submamario de forma muy clara y a nivel mundial. De todos modos cuando realizamos una mastopexia e introducimos un implante (que son la mayoria de casos) estamos seccionando también conductos mamarios y no se ha visto una mayor predisposición a sufrir una contractura, es más yo creo que la probabilidad es menor.

 

Está claro que hay factores que predisponen al desarrollo de un contractura capsular, pero lo cierto es que no sabemos muy bien su mecanismo de aparición tanto biológico como histológico, ni el último motivo que induce un cambio fibroblástico de la cicatriz periprotésica y que se comporte de ese modo.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 11 =