¿Fumar y cirugía estética son compatibles?

¿Sabías que los fumadores tienen más riesgo de sufrir complicaciones postoperatorias tras cualquier cirugía que los no fumadores?

  1. Las personas fumadoras experimentan una cicatrización más lenta ya que el tabaco afecta a la oxigenación de los tejidos, disminuyendo la circulación.
  2. La nicotina del tabaco colapsa los pequeños vasos sanguíneos favoreciendo la posibilidad de necrosis tisular y cutánea así como la aparición de seromas.
  3. La oxigenación del organismo se ve afectada favoreciendo como compensación la formación de neovasos con la consecuente facilidad para el sangrado postoperatorio.
  4. Los pacientes fumadores se despiertan de la anestesia peor que el no fumador, favoreciendo la aparición de hematomas y otras complicaciones, esto es especialmente importante en la cirugía mamaria.
  5. Estos hechos se acentúan cuando hablamos de intervenciones de cirugía estéticaen las que hay un aislamiento o levantamiento de la piel como en el caso de la reducción de pecho, la abdominoplastia o el lifting facial.

Aunque lo ideal sería abandonar este mal hábito de manera permanente, se recomienda dejar el tabaco y cualquier sustituto que contenga nicotina, al menos dos semanas antes y después de la cirugía.

Para los fumadores pasivos, lamentablemente también existen riesgos tras la cirugía estética. Por eso, si alguien de la familia fuma se deben establecer pautas claras para que el hábito de otros no afecte la recuperación

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =